Los gigantes buenos

Había unos gigantes muy buenos que se llamaban Enrique y Rosalinda. Eran guapos, chulos, graciosos, mimosos, cariñosos… Tenían flores, eran muy olorosos. Se querían mucho. Se casaron y se besaron.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.