Una historia apasionada – segunda parte

El nieto de Rafael se llamaba David y ya tenía 23 años. No tenía ni trabajo ni nada de nada. Un día fue a la mafia Tafia y se dio cuenta de que el hermano de su abuelo, vamos el que lo había matado, estaba allí. Él no le quería decir nada para poder matarlo, pero él no sabía que Antonio era el jefe y si lo mataba él iba a morir.

Esa misma noche conoció a una mujer. Ella se había enamorado de él y él se había enamorado de ella. Un día empezaron a salir como todas las parejas.

David eligió una hora para matarlo y lo mató. La mafia lo perseguía y sabía que si cogían a su novia lo iban a tener a él, así que fue la novia con David. Se fueron muy lejos. La mafia cogió a su hijo de 10 años llamado Joaquín y él fue a salvarlo y entonces capturaron a David.

Y en el momento en que lo iban a matar, su hijo, que estaba atado con cuerdas, se escapó y a su padre lo salvó. Escaparon los tres juntos. Ella, la novia de David se casó con David y tuvieron un hijo al que llamaron Rafael, como el abuelo de David.

Continuará …

El perrito abandonado

Érase una vez un perrito que estaba abandonado. La gente pasaba y nadie lo cogía. El perrito pasaba mucha hambre. Hasta que un niño le dijo a su madre:

-Mamá, quiero ese perrito, que me da mucha pena.

Y entonces la madre lo cogió y se lo llevaron a su casa.

La familia le puso un nombre al perrito: Tobi. Y ya el perrito era muy feliz. Pasó un año y un día vio a su antiguo dueño mientras paseaba y el dueño lo llamaba, pero el perrito no quería ir.

El niño siempre jugaba con su perro y al final el perrito Tobi fue muy feliz con esa familia.

Una historia de ópera

Erase una vez una ciudad en la que se iba a inaugurar un teatro para las óperas. En la ciudad había un montón de personas que iban hacia el teatro para ver su primera ópera, que la había hecho un señor llamado Francisco.

Francisco era el mejor compositor de la ciudad y tenía numerosos enemigos. Pero el más temible de sus enemigos era otro compositor muy bueno llamado Antonio, que siempre intentaba estropear todas sus obras pero nunca lo conseguía.

Antes de empezar el espectáculo Antonio cambió la partitura de Francisco y la sustituyó por una partitura de música china. También cambio la flauta travesera por bambú, los tambores por la caja china y los platillos por un gong.

Al llegar, Francisco vio todos los cambios de Antonio y casi se desmaya. Entonces pensó que iba a ser igual que su concierto. Al empezar, Francisco hizo tocar todos los instrumentos y todo el mundo se quedó maravillado. Al verlo, Antonio se puso rabioso y nunca más intentó sabotear las obras de Francisco.

Fin

El ratoncito bailarín

Érase una vez un ratoncito llamado Mouse que era muy, muy pobre. Lo único que poseía era un tutú que sus padres le habían regalado antes de morir, después de ahorrar durante muchos años.

No tenía familia, nada más que un primo que lo despreciaba, y que él no consideraba ni de la familia.

Un día cualquiera el ratoncito emprendió un viaje por todo el mundo que consistía en 300 días buscándose la vida. Nada más que se llevó su tutú, que ya estaba destrozado con el paso de los años, y un pequeño trozo de queso que encontró en la basura dos días antes de marcharse.

La primera parada que hizo fue en España, en un pequeño pueblecito de la provincia de Sevilla. Llegó de noche y, buscando un lugar para cobijarse, una luz muy potente le atrajo y llegó a un lugar donde pequeños ratoncitos y ratoncitas, hormigas, grillos y cucarachas bailaban sin parar. Allí se sentó en la barra y el camarero que le atendió le dijo que se animara a bailar flamenco.

Después de una noche ajetreada, a la salida, el mismo camarero le propuso un billete para Francia donde podía bailar sin parar. Le dijo que preguntara por Gustavo, que le ayudaría a alcanzar la fama porque tenía una gran carrera por delante.

A la mañana siguiente cogió el primer avión que salía hacia Francia como le había recomendado el camarero. Después de 5 horas de viaje llegó a su destino y preguntó por Gustavo. Este le dijo que el camarero le había llamado y le había dicho que tenía mucho mérito y que esa misma noche bailaría en París. Así fue: bailó y al público le encantó. A Gustavo también, porque esa noche le había hecho ganar un montón de dinero.

Gustavo le dijo que fuera a Sidney, que allí encontraría la fama. Mouse aceptó y le proporcionó un billete. En el avión el ratoncito se dio cuenta de que allí vivía su gran primo odiado, que era el mánager del mejor bailarín de la historia.

Cuando llegó y se encontró con su primo y le enseñó como bailaba éste se murió de envidia y mandó a sus guardaespaldas que lo llevaran a la cárcel porque decía que le había agredido, y naturalmente era mentira. Finalmente el camarero y Gustavo le pagaron la fianza y a su primo le metieron en la cárcel porque trabajaba en el mundo de la mafia y el ratoncito se convirtió en un gran bailarín de la historia y fue millonario.

El carnicero que se enfrentó a una clienta

Érase una vez un carnicero que siempre trabajaba. Todos los días venía una clienta a comprar que se llamaba María.

Un día el carnicero le puso veneno a la comida de María sin que ella lo supiera. Se llevó la comida y cuando se la comió le entró un dolor de estomago que le duró quince días.

Quince días después Maria la clienta fue a la carnicería y le dijo:

-Oye, carnicero. Me pusiste veneno en mi comida.

-Noooo. ¿Cómo le voy a hacer eso a usted?

-¿Ah, no? Pues voy a ir al médico a ver si me dice que me ha caído mal la comida.

María fue al médico y le dijo el médico que no le cayó mal.

Un año después el carnicero le puso veneno a la comida, pero no un veneno malo, sino bueno. El veneno era para que la comida le sentara bien porque María estaba mala.

María le pidió perdón, el carnicero le dijo el veneno que era y al final se perdonaron.

Sandra en Fuerte Aventura y el parque encantado

Era un día cualquiera. Nosotros (los de la clase) vamos a Fuerte Aventura. Cuando fuimos era todo muy divertido hasta que mi amigo se encontró un parque antiguo que estaba cerrado. Llamamos al conserje y le preguntamos qué pasaba con ese parque. Nos dijo que estaba encantado. Nosotros le dijimos que nos diese la llave. Nos la dio pero dijo esto tiritando de miedo:

-Mirad, que yo en vuestro lugar no entraría ahí.

Entramos sin miedo, siendo valientes en nuestra voluntad. Investigando e investigando encontramos la explicación del misterio: que los fantasmas eran animales: búhos, pájaros, animales pequeños… Se lo dijimos al conserje y nos dijo:

-Si yo lo sabía, era para asustaros. Ja, ja, ja (risa nerviosa).

Suena el búho y dice el conserje:

-¡Aaah!

Y nosotros dijimos:

-Ja, ja, ja.

Desde entonces “El parque encantado” ya no es tan encantado. Y desde entonces todos los años vamos la clase a Fuerte Aventura y de camino vamos al parque que encontró nuestro amigo.

Oh, no os he dicho como se llamaba: Michael Jevengecer Sueve.

Espero que os haya gustado.

🙂

El regreso al futuro

Era un hombre llamado Rafael que quería viajar al pasado para conocer a sus antepasados. El malvado Agnódice le ayudó para que fuera al pasado. El día que iba al pasado, Rafael le dijo a Agnódice:

-¿Te quieres venir conmigo?

Agnódice le dijo:

-Sí, vámonos.

Y se fueron. Cuando llegaron al pasado, Rafael se bajó de la máquina y Agnódice no se bajó, se volvió al futuro con la máquina, dejando atrapado a Rafael. Entonces buscó a sus antepasados y les explicó lo que pasaba. Se pusieron a construir otra máquina con los artilugios que él llevaba. Cuando terminaron fueron al futuro, fue con sus antepasados a su casa y llamó a su amiga. Su amiga llegó en seguida, se quedó cuidando a los antepasados y Rafael fue a la comisaría y les dijo lo que pasó. El comisario le dijo:

-No hace falta atraparlo, ya lo tenemos. Lo cogimos en el museo.

FIN

El duende del bosque

Érase una vez dos niños llamados Francisco y Violeta que vivían en el pueblo de Losa en Irlandina.

Sus padres eran muy pobres y ellos todos las mañanas cuando se levantaban de su pobre casa tenían que recorrer 6 km para ir al colegio y 6 km para volver.

Después del colegio comían lo que recogían sus padres esa mañana y luego hacían los deberes.

Cuando terminaban dormían una pequeña siesta de media hora más o menos. Más tarde tenían que ir al bosque para recoger la comida para cenar.

Un día soleado mientras que Francisco y Violeta recogían las frutas del bosque un conejo les dijo:

-Niños, seguidme os enseñaré una pradera muy grande donde hay muchas frutas para vuestra pobre familia y podréis jugar con los animalitos.

Ellos sin dudar fuero corriendo detrás del conejo, pasaron por una puerta enorme y efectivamente había un montón de fruta. Estuvieron divirtiéndose hasta el atardecer. Cuando se dieron cuenta de lo tarde que era se dieron media vuelta y la puerta no estaba.

Siguieron caminando y se encontraron una casa abandonada y como ya se había hecho de noche se metieron allí. Cuando se despertaron se dieron cuenta de que la casa era de un horrible fantasma.

Cuando se acercaron a la ventana vieron un horrible paisaje y el conejo se había convertido en un horrible cuervo.

Vieron a un duende y le suplicaron que les sacara. El duende se compadeció de ellos y les dejó salir.

FIN

Una historia apasionada

Rafael era un hombre amigo de la mafia. Mas tarde se metió en un grupo de la mafia llamado TAFIA, que era la mafia más «buena» que había. Rafael ganaba mucho dinero. A su hermano Antonio le dijeron que si echaba a Rafa sería el jefe de TAFIA. Pero Rafa se enteró y antes de que Antonio se la jugara se la jugó él a Rafa.

A Antonio lo metieron en la cárcel un año. En ese tiempo Rafa mató a la mujer de Antonio. Cuando Antonio salió de la cárcel lo primero que hizo fue ir a buscar a Rafa. Se lo llevó a un sitio muy escondido y le pegó una paliza. Rafa se fue de allí malherido al hospital.

Un tiempo después Rafa se metió a policía secreto y encontró a una mujer preciosa. Pero ella estaba en otra comisaría que estaba en guerra, o sea que no podían estar juntos. Pero él estaba muy enamorado, si no la besaba le daba igual morir. Empezaron a quedar y una noche pasó lo que pasa en las parejas, ya sabes, y de ahí nació una dulce niña. Le pusieron Marta.

Pero los dos ejércitos se enteraron de lo que había pasado y los ejércitos estaban de acuerdo para matar a la pequeña y dulce niña. Rafa haría lo que hiciera falta para salvar a la niña y se fue muy lejos con ella. Llegaron a una granja. La primera frase que dijo cuando llegó fue: «A empezar una nueva vida».

Año tras año, la dulce niña creció y creció. Ya ella entendía y quería conocer a su madre. Su padre Rafael le decía que no, que estaba muy lejos, pero ella se sentía triste. Él tendría que hacer algo para ver a su hija más feliz. Así que cogió a una mujer que estaba necesitada y él le dijo que le iba a dar todo lo que quisiera a cambio de que se hiciera pasar por la madre de su hija. Ella aceptó.

Pero ella le tendió una trampa. Ella quería quedarse con la niña, pero ni la niña ni él lo aceptaron.
Él le tuvo que contar que esa no era su madre y ella se enfadó con él. Pero la madre verdadera llegó y acabaron todos juntos.

Pero después de unos cinco años el hermano fue a matarlo y Rafael descansó en paz. Marta quedó embarazada, se casó con un tal Esteban y vivieron juntos hasta morir.

FIN

Espero que os haya gustado. Yo se la dedico a mi futura sobrina. Idea de Mª Carmen Torrejón Torrejón.

Mi Diario

San Fernando, 2 de febrero del 2011

Hoy mi tío me ha enseñado a escribir un poco con mecanografía. Me cuesta mucho trabajo pero voy aprendiendo poco a poco, seguro que dentro de poco tiempo escribo mucho mas rápido en el ordenador.

3 de febrero del 2011

Hoy hemos hecho un experimento en clase. Consiste en mezclar bicarbonato con vinagre y se ha llenado un globo porque esa mezcla crea un gas.

5 de febrero del 2011

Hoy estamos jugando en el camping La rana verde. Nos lo estamos pasando muy bien en la caravana. Mi padre me ha dejado su bici que a mí me queda un poco grande, pero más o menos la manejo. Manejo la de mi padre porque la de mi hermana le está chica y yo le dejo la mía, que la maneja con un poco de trabajo pero lo hace muy bien.

6 de febrero del 2011

Todavía estamos en el camping La rana verde. Hoy nos vamos a casa. ¡Con lo bien que me lo paso en los camping con mis amigos!

Nos hemos encontrado con una casa en un árbol y nos hemos subido. Pero han llegado los dueños y nos han echado. Creíamos que no era de nadie y cuando llegaron los dueños se quedaron boquiabiertos. Pero menos mal que se fueron antes y nos subimos arriba y nos la quedamos. Lo malo que al final nos tendremos que ir a casa. Pero también me lo paso muy bien con mis amigos