Zamira

Érase una vez una mujer llamada Zamira que vivía con sus tres hermanastras. Zamira trabajaba haciendo las camas, barriendo, etc. Un día sus hermanastras hablaban de la fiesta que iba a celebrar el príncipe para elegir esposa y estaban muy contentas porque iban a ir y Zamira no. Ella quería, pero las hermanastras no le dejaban así que la pobre se quedó sola, triste y llorando. Pero entonces vino un hada que le dijo:

-¿Qué te pasa?

Y ella le contestó:

-Es que yo quiero ir a la fiesta del príncipe y ni tengo vestido.

Entonces el hada sacó una varita e hizo magia: Zamira tenía puesto un vestido muy bonito y unos zapatos de cristal. Se fue en una carroza, pero le dijo el hada que a media noche tenía que volver porque el hechizo se rompería.

Zamira se fue muy contenta y se encontró con el príncipe y estuvieron juntos toda la noche. Así que llegó la media noche y se fue rápidamente hacia la carroza y el tacón se le cayó. El príncipe lo recogió y le preguntó que adónde iba y ella no le contestó. Así que el príncipe estuvo días buscándola y propuso que la que tenia ese tacón se casaría con él. Así que la encontró y se caso con ella.